Ciencia y tecnología

Los científicos dicen que los seres humanos no están en la cima de la cadena alimenticia….

Es innegable que a menudo, si no todo el tiempo, el hombre se siente como el dueño del mundo. El rey, en su trono mirando a los otros animales, como si estuviéramos en la cima de la cadena alimenticia. Pero aquí hay malas noticias: ¡no lo somos! Para clasificar un animal dentro de la cadena alimentaria, los ecologistas calculan su nivel trófico.

Básicamente, este ranking está organizado en base a los organismos que estos animales comen y por quién pueden ser comidos. Un pez dorado es más pequeño en escala que un tiburón, por ejemplo. El lugar que ocupa este animal desde el principio es la medida de su nivel trófico. Hay 5 niveles tróficos y son más o menos así:

Niveles tróficos

Nivel 1: Las plantas y las algas producen sus propios alimentos y, por lo tanto, se denominan productores.

Nivel 2: Los herbívoros pueden comer plantas y se les llama consumidores primarios.

Nivel 3: Los carnívoros que comerían herbívoros se llaman consumidores secundarios.

Nivel 4: Los carnívoros que se comerían a otros carnívoros se llaman consumidores terciarios.

Nivel 5: Los superdepredadores, que no tienen otros depredadores, se encuentran en la parte superior de la cadena alimentaria.

Sólo después de 2013 se aplicó este método a los seres humanos, para que pudiéramos tener una idea de dónde encajaríamos. Combinando teoría ecológica, demografía y socioeconómica, una organización francesa calculó el nivel trófico humano, el NTH, para posicionarnos precisamente dentro de la cadena alimentaria.

Los resultados de este experimento se publicaron en la revista científica Proceedings of the Natural Academy of Sciences . Utilizando datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, los investigadores calcularon el NTH por primera vez. Lo que descubrieron puede ser desalentador y un verdadero baño de agua fría en nuestro ego: los humanos no son tan superiores como imaginábamos.

¿Cuál es nuestro lugar?

El nivel trófico humano sería de 2.21 basado en nuestra dieta. Y esto nos sitúa, dentro de la escala, cerca de los cerdos y las anchoas. Sin embargo, este resultado puede sufrir algunos pequeños cambios entre regiones. Según el estudio, Burundi, un pequeño país del continente africano, debido a su dieta de 96,7% compuesta básicamente de plantas, tuvo la puntuación más baja: 2,04.

Islandia, por su parte, con una dieta compuesta por más carne que plantas, tuvo la puntuación más alta entre los países, recibiendo una puntuación de 2,54. En general, el NTH mundial aumentó con el tiempo. Pasamos de 2,15 en 1961 a 2,21 en 2013. Además de desactivar un poco el ego humano, este estudio puede ayudarnos de muchas otras maneras.

«NTH puede ser utilizado por los educadores para ilustrar la posición ecológica de los seres humanos en la cadena alimentaria, monitorear la transición nutricional a escala mundial y ayudarnos a analizar los efectos del desarrollo en las tendencias dietéticas y evaluar los impactos de la actividad humana en el uso de los recursos», dice el estudio.

Entonces, chicos, ¿qué les pareció la historia? Deja tu opinión en los comentarios y no olvides compartirla con tus amigos.

Add Comment

Click here to post a comment