Ciencia y tecnología

Estudiantes mexicanos convierten el agua sucia en combustible

La contaminación del agua es un problema grave al que se enfrenta en todo el mundo. Millones de litros de agua se contaminan cada día, mientras que en muchas regiones del planeta se enfrentan a las más diversas condiciones en busca del preciado líquido para sobrevivir.

La contaminación de fuentes y ríos, por ejemplo, se produce por la eliminación incorrecta de residuos, entre otros agentes contaminantes, que terminan dañando el medio ambiente de diversas maneras. Con eso en mente, Jeimmie Gabriela Espino Ramírez y Lisset Dayanira Neri Pérez tuvieron la gran idea de un proyecto en el que podían usar el agua de alcantarillas y ríos contaminados para producir un combustible limpio.

La invención

Las niñas son estudiantes de Ingeniería Química Industrial en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), en el estado de Hidalgo, México. Juntos crearon un prototipo compuesto por un purificador y un electrolizador portátil, que podría utilizarse en las regiones más marginadas del país. Tomó alrededor de 3 años para desarrollar el proyecto y ahora planean patentarlo.

Posee un filtro con capas de algodón, arena, carbón, mármol, grava y tezontle, cuya función es retener las grandes partículas orgánicas y los grandes sólidos. Estos purificadores podrían generar su propio combustible a partir de las aguas residuales. Para ello, bastaría con recoger el agua, independientemente de su grado de contaminación.

Según los estudiantes, para generar hidrógeno por electrólisis utilizan energía eléctrica. Pero los futuros ingenieros harán cambios en los equipos para que la energía utilizada para producir el hidrógeno provenga de paneles solares y así convertir todo el proyecto en algo sostenible.

La meta de las mujeres jóvenes es que el hidrógeno sea algo funcional. En lugar de almacenarlo, podrían utilizar el elemento químico para alimentar las estufas y los hornos. Gabriela y Lisset detalló que 900 ml de agua contaminada, recolectada de muestras en diferentes partes del estado en que viven, fue suficiente para que pudieran obtener un líquido visiblemente más limpio en sólo 30 minutos.

El resultado del agua filtrada por los equipos de los alumnos es un líquido con mayor cantidad de minerales que el agua potable, ya que es un agua residual.

Entonces, chicos, ¿qué les pareció la historia? Deja tu opinión en los comentarios y no olvides compartirla con tus amigos.

Add Comment

Click here to post a comment