Ciencia y tecnología

El cálculo le permite saber el color de los ojos de su bebé antes de que nazcan.

Durante el embarazo, miles de cosas pasan por la cabeza de los padres. Incluyendo cómo será el futuro hijo. Si se parecerá más a la madre o al padre, cuál será el color del cabello y cuál será el color de los ojos. Estos son algunos ejemplos de las preguntas inquietantes que pueden surgir durante la larga espera.

Cuando se trata del color de los ojos, la ciencia ya permite predecir este factor mucho antes del nacimiento del niño. Por supuesto, así como otras características, el color de los ojos del bebé también se verá influenciado por su herencia genética.

El color de los ojos del bebé

Al principio de nuestras vidas, incluso cuando somos un bebé recién nacido, es común que tengamos los ojos grises con tonos muy cercanos al azul. Durante los próximos 3 a 6 meses, el color de nuestros ojos comienza a acercarse a lo que realmente será.

No es raro escuchar historias de bebés que nacen con un color en los ojos y, a medida que crecen, ese tono cambia. El color de nuestros ojos está influenciado por varios genes. Los genes cuando se unen forman los alelos que determinarán ciertas características, como el color de los ojos.

Por ejemplo, el color marrón está determinado por un alelo dominante en relación con el color azul, que es recesivo. Y entre estos dos colores, pueden ocurrir variaciones como el verde y el gris.

Si uno de los padres tiene ojos verdes y el otro tiene ojos marrones, la probabilidad de que el bebé nazca con ojos marrones es del 50%. Con ojos verdes, 38% y ojos azules, 12%. Sin embargo, si uno de los padres tiene ojos marrones y el otro tiene ojos azules, la probabilidad se divide por el 50% para cada tono.

Ahora, si ambos padres tienen los ojos verdes, la probabilidad de que el niño también nazca con los ojos verdes aumenta al 75%. Sus posibilidades de nacer con ojos azules son del 24% y sólo el 1% de sus posibilidades de nacer con ojos marrones.

Cuando los colores de los ojos de los padres están entre el azul y el verde, hay otra vez una división del 50% para cada uno de estos colores. Sin embargo, si ambos tienen los ojos azules, la probabilidad de que el bebé nazca con los ojos azules es del 99%.

Y si la familia quiere que el niño nazca con los ojos verdes, necesita esperar que el bebé esté dentro del 1% de probabilidad de que eso suceda. Si ambos padres tienen ojos marrones, como sucede cuando ambos padres tienen ojos verdes, sus probabilidades de heredar el color de los ojos de sus padres es del 75%.

Mientras que las probabilidades de tener ojos verdes caen a 19% y ojos azules a sólo 6%. Es importante recordar que los genes recesivos y dominantes son muy importantes en la forma en que ocurren estas variaciones. Además, los padres con tonos de color como ojos grisáceos en lugar de ojos totalmente azules, por ejemplo, pueden abrir una gama de muchas otras posibilidades.

Entonces, chicos, ¿qué les pareció la historia? Deja tu opinión en los comentarios y no olvides compartirla con tus amigos.

Add Comment

Click here to post a comment