Ciencia y tecnología

Conozca el queso más antiguo (y más peligroso) del mundo

El queso es sin duda uno de los mejores inventos culinarios del mundo. Y un reciente descubrimiento atestigua que hemos amado este manjar durante mucho más tiempo del que imaginábamos. Se descubrió un queso que probablemente se produjo hace 3200 años en una tumba egipcia.

Según una investigación publicada en la revista científica Analytical Chemistry , este es probablemente el queso más antiguo jamás encontrado. La «masa blanca solidificada» data del siglo XIII a.C., y aún después de tantos años ha logrado proteger gran parte de su composición original. Sin embargo, junto con el queso, también se descubrieron bacterias muy peligrosas.

El queso más antiguo del mundo

El queso fue encontrado en una jarra y pasó unos 30 siglos perdido en las arenas del desierto. A pesar de ello, mantuvo su composición química original, lo que ayudó a científicos e investigadores a averiguar de qué tipo de leche se fabricaba y su posible origen.

También se encontró una bacteria extremadamente peligrosa junto a los residuos arqueológicos. Brucella melitensis, que causa brucelosis, o también como se la conoce, fiebre mediterránea. El cántaro fue encontrado en 1885 en una tumba egipcia, sin embargo, fue dejado a un lado en las arenas del desierto del Sahara en un sitio arqueológico.

Los arqueólogos franceses, en 2010, habrían redescubierto el yacimiento y reexaminado las piezas arqueológicas que allí quedaban, y la tinaja habría sido enterrada junto al alcalde de la ciudad egipcia de Memphis, Ptahmes. Ptahmes era una figura política muy importante. Según el nuevo estudio, el ex alcalde era un apasionado de los quesos.

A pesar de las características preservadas del queso, era necesario diseñar una nueva técnica de análisis de proteínas y marcadores peptídicos para analizar la pieza, y el estudio fue dirigido por Enrico Greco, de la Universidad de Catania, Italia. Se disolvieron trozos de la masa blanca, aislando pequeñas porciones de proteína.

Luego se analizaron cuidadosamente y así fue posible identificarlos como un tipo de queso sólido que se asemeja mucho en su consistencia a un queso francés, hecho de leche de cabra, llamado chèvre.

Entonces, chicos, ¿qué les pareció la historia? Deja tu opinión en los comentarios y no olvides compartirla con tus amigos.

Add Comment

Click here to post a comment