Ciencia y tecnología

Científicos rusos descubren una base secreta nazi

Situado en la isla de Alexandra, a unos 1000 km del Polo Norte, en un lugar conocido como Fraz Josef Land. Es allí donde se encuentra una base militar nazi construida en 1942 tras la invasión de Rusia por los hombres de Hitler. El lugar fue nombrado como «Schatzgraber», o «Cazador de tesoros» en traducción libre.

El puesto militar sería utilizado estratégicamente por las tropas de Hitler para estudiar y conocer las condiciones meteorológicas, planificar y ejecutar ataques. También tenía el propósito de servir para defenderse de posibles amenazas y ataques de su enemigo, Rusia. La base militar había estado abandonada durante 72 años.

La base militar

Científicos e investigadores relacionados con el Führer ocuparon el lugar, donde enviaban informes diarios sobre el cambio climático y el cambio climático. Un equipo ruso descubrió el lugar en agosto de 2015 durante una expedición a una de las islas bañadas por el mar de Barents.

En el lugar se encontraron más de 500 utensilios. Entre ellos: proyectiles oxidados, equipo meteorológico, ropa, artículos de higiene personal, documentos, entre otros objetos. Debido a las bajas temperaturas, muchos de los materiales encontrados estaban intactos.

La base militar y los informes emitidos por los investigadores y científicos que trabajaban allí ayudarían a las tropas nazis a invadir la Unión Soviética. La información estratégica allí recogida serviría para desplegar tropas, submarinos y barcos de la flota de Hitler.

En 1944, la base fue abandonada después de que los científicos e investigadores que trabajaban allí fueron contaminados por el consumo de carne de oso estropeada. Los supervivientes fueron rescatados por barcos de las tropas alemanas.

Entonces, chicos, ¿qué les pareció la historia? Deja tu opinión en los comentarios y no olvides compartirla con tus amigos.

Add Comment

Click here to post a comment