Ciencia y tecnología

China desarrolla un casco capaz de leer la mente. Y así es como funciona

Los empleados de algunas fábricas, militares y empresas de transporte, recibieron un casco equipado con sensores de electroencefalografía (EEG). Esto se debió a un nuevo proyecto del gobierno chino para monitorear el estado emocional de los trabajadores. Los sensores en el casco monitorean la actividad eléctrica cerebral del individuo y envían un informe al software que interpreta esta información.

De esta manera, su jefe sabrá si usted está deprimido, ansioso o enojado. A partir de esta información, puede, por ejemplo, adaptar su horario de trabajo en función de sus emociones. Según el South China Morning Post, al menos una docena de empresas y fábricas en China ya están utilizando esta tecnología.

El dispositivo

Una empresa de energía, State Grid Zhejiang en Hangzhou, después de adoptar la tecnología, vio aumentar sus márgenes de beneficio en unos 315 millones de dólares. Según el responsable de la supervisión del programa en la empresa, Cheng Jingzhou, no hay duda sobre el efecto de la tecnología.

Sin embargo, los investigadores del MIT afirman que los informes originales son confusos en detalle y exagerados en cuanto a la eficacia del equipo. Esto se debe a que el EEG podría tener dificultades para detectar ciertos patrones cerebrales. Y podría sufrir influencias externas, como un teléfono celular, por ejemplo. Esto podría producir resultados falsos.

Por no hablar de los problemas relacionados con la privacidad de los trabajadores. Algunas empresas chinas ya utilizan otros tipos de tecnología para medir los niveles de productividad de sus empleados. Las pulseras y los relojes inteligentes, entre otros dispositivos, comprueban su estado de salud y rendimiento.

«No existe ninguna ley o regulación que limite el uso de este tipo de equipos en China. El empleador puede tener un fuerte incentivo para utilizar la tecnología con el fin de obtener mayores márgenes de beneficio, y los empleados estarán en desventaja para negarlo», dijo Qiao Zhian, profesor de psicología de la Universidad de Beijing.

Entonces, chicos, ¿qué les pareció la historia? Deja tu opinión en los comentarios y no olvides compartirla con tus amigos.

Add Comment

Click here to post a comment