Curiosidades

Ainu, los japoneses originales que no parecen ser de allí.

Todos seguimos algunos patrones, características que normalmente nos vinculan a nuestros orígenes. Estereotipos, de alguna manera. Todos los grupos étnicos tienen una forma predefinida que sirve para identificarlos en la sociedad. Lo que sucede es que estos presets no siempre están de acuerdo con el grupo.

Después de todo, no todos somos iguales. La genética no es predecible y siempre puede sorprender. Esto es lo que les sucede a los ainu, japoneses que no siguen ese estereotipo al que estamos acostumbrados.

Pueblo ainu

¿Qué tienen de diferente los ainu que los demás asiáticos? Una de las diferencias más notables es el cabello, que es grueso y rizado. A diferencia del cabello extremadamente liso y fino de la mayoría de los asiáticos. Además, el color es otro diferencial, los ainu tienen el pelo rubio o rojo. Los ojos son estrechos, pero los tonos varían, desde el marrón hasta el azul. La piel de este grupo específico es más pálida que la de la mayoría.

Y no pienses que todas esas diferencias se han quedado en blanco. El pueblo ainu no sólo tuvo que hacer frente a los prejuicios contra el pueblo de su propio país, sino que también fue excluido gradualmente. Poco a poco los fueron desplazando hacia el norte del país, hasta que terminaron relegados a la isla de Hokkaido.

El prejuicio era un problema tan grave que muchos japoneses que tenían a los ainus como antepasados negaron sus orígenes. O simplemente los ignoraron, para no tener que lidiar con la exclusión.

Reconocimiento del pueblo ainu

A pesar de toda discriminación y exclusión, el pueblo ainu sobrevivió y conservó sus aspectos culturales singulares. La lengua ainu, por ejemplo, no se encuentra en ningún otro lugar del planeta y ha sobrevivido a miles de años de exclusión. Afortunadamente, recientemente, en 2008, el gobierno japonés reconoció al pueblo ainu como indígena japonés.

Actualmente sólo quedan 25.000 remanentes de esta tribu. Sin embargo, ahora que han sido reconocidos formalmente, el gobierno ha trabajado para asegurar que estas personas no se extingan. Y por supuesto, para mantener la cultura del pueblo ainu, que es tan rica y única que debe ser preservada como uno de los tesoros de Japón.

Add Comment

Click here to post a comment