Ciencia y tecnología

7 extraños experimentos con niños

La ciencia siempre ha utilizado experimentos para probar y probar teorías. En el pasado, cuando los derechos humanos no eran tan comunes, estos experimentos se realizaban con niños. Sí, parece extraño y de hecho lo es. Los experimentos son de los más variados temas posibles, pero igualmente crueles.

Actualmente este tipo de prueba está prohibida, pero hasta que se crearon leyes en su contra, se hicieron algunas cosas extrañas.

Echa un vistazo a 7 extraños y malvados experimentos con niños.

1 – Los niños imitan el comportamiento de los adultos

En el siglo pasado, el psicólogo Albert Bandura realizó un experimento para comprender si los niños imitaban o no el comportamiento humano. Luego preparó dos videos. Uno de ellos mostraba a un adulto golpeando una muñeca inflable, mientras que el otro mostraba al adulto cuidando de la muñeca. Dividieron a los niños en tres grupos. Para el primer grupo mostraron el video violento, para el segundo grupo mostraron el video con demostraciones de afecto y para el otro grupo no se mostró nada.

Los niños entraron en una habitación donde había varios juguetes y también una muñeca inflable, un João Bobo. El grupo que vio el video violento tenía varias actitudes violentas. Los otros dos grupos no reaccionaron violentamente. Por eso es importante estar siempre atento a las cosas que se hacen frente a los niños.

2 – Criar un chimpancé como humano

En 1930, los científicos tenían curiosidad por saber hasta qué punto la inteligencia humana podía ser heredada. Luego, tan pronto como nació el hijo del psicólogo W.N. Kellogg, la familia también adoptó un chimpancé de 7 meses. Resulta que el experimento tuvo que ser detenido, 1 año y 6 meses después. El chimpancé Gua aprendió a sostener cubiertos, aprendió a entender un poco el lenguaje humano y se estaba desarrollando muy bien.

El problema era que Donald, el niño, empezó a imitar al mono. Saltó, rugió, mordió y sólo había aprendido 3 palabras. Esa fue la razón de la interrupción del experimento. Se concluye que un niño es capaz de copiar el comportamiento animal, pero que tratar de humanizarlo no era tan simple.

3 – Las cosquillas serían sólo una imitación facial

A mediados de los años 30, el psicólogo Clarence Leuba quería saber por qué nos reíamos. Ya sea por instinto o porque la persona que nos hace cosquillas casi siempre se ríe y nosotros le devolvemos la sonrisa. Entonces decidió llevar a cabo el experimento con su propio hijo.

Le prohibió a su esposa reírse de su hijo mientras tocaba al bebé. Y sólo él podía hacer cosquillas. Sin embargo, el experimento salió mal, ya que una vez la mujer sonrió al niño mientras se balanceaba. El experimento se repitió con el segundo hijo de la pareja y esta vez funcionó. La conclusión fue que nos reímos espontáneamente, por instinto.

4 – Experimento de la vacuna contra la viruela

El médico inglés Edward Jenner hizo un estudio y concluyó que si una persona se infectaba con una variante no letal de la viruela bovina, después de la recuperación, sería inmune a la viruela humana. Para probarlo, lo probó en su propio hijo. El hombre entonces infectó a su hijo con viruela. Esperó a que se recuperara y luego lo infectó con viruela humana. Afortunadamente, sus cálculos eran correctos y el niño no se enfermó. Así que apareció la vacuna contra la viruela.

5 – Desarrollo del habla

En 1939, los científicos Wendell Johnson y Mary Tudor decidieron analizar el desarrollo del habla de los niños. Luego tomaron a 22 niños huérfanos y los dividieron en dos grupos. Un grupo fue constantemente elogiado y animado. Mientras que los niños del otro grupo siempre eran ridiculizados y reprendidos. Dijeron que hablaban de manera equivocada y que de esta manera siempre tartamudeaban. Lo que sucedió fue que algunos niños dejaron de hablar con otras personas o empezaron a tartamudear. Además de causar tartamudez, el experimento los dejó inseguros y antisociales.

6 – Convertir a Bruce en Brenda

El canadiense Bruce Reimer nació en 1965 y cuando tenía 8 años fue circuncidado y terminó quemándose el órgano genital. El psicólogo, John Money, dio consejos extremos a sus padres. Sugirió realizar una cirugía de reasignación de sexo y los alentó a criarlo como si fuera una niña. Con esto quería demostrar que la identidad de género es en realidad fruto de la creación y no de la naturaleza.

Y así lo hicieron los padres. Sin embargo, a Bruce no le gustaba ser Brenda o usar vestidos y todo eso. El psicólogo dijo que esto era sólo una fase y que pronto pasaría. Sin embargo, con el paso de los años la situación se complicó y empeoró cuando los padres dijeron la verdad.

Cuando se enteró, realizó varias cirugías para volver a las características masculinas y se convirtió en David. Incluso se casó, pero se suicidó cuando tenía 38 años. Lo que la investigación demostró es que afectó la psique del niño y que esta decisión no debe ser tomada por terceros hasta que la persona tenga la capacidad de decidir por sí misma.

7 – Reacciones emocionales

El científico John Watson quería entender cómo se crean las reacciones emocionales. Para ello, realizó un experimento con su bebé de 9 meses. Primero le dio al niño un ratón blanco. Comenzó a jugar con el animal y pronto se apegó a él. Después de que el bebé ya se había acostumbrado al ratón, John empezó a golpear una pipa de metal cada vez que el niño veía al animal.

Lo que ha pasado es que el niño ha empezado a tener miedo no sólo del ratón, sino de todas las cosas blancas. Y empezó a llorar cada vez que veía algo blanco. El experimento se interrumpió pronto, porque afortunadamente la madre se llevó al niño (afortunadamente)! La conclusión es que, de hecho, hay una manera de crear reacciones emocionales condicionadas. Actualmente se utiliza el mismo método en el entrenamiento de los animales.

Leer más

Add Comment

Click here to post a comment