Ciencia y tecnología

6 momentos en los que la memoria nos engaña

Nuestro cerebro es muy complejo e inteligente, pero también tiene la capacidad de engañarnos. ¿Sabías que es posible crear recuerdos que nunca existieron? ¿Y que es posible manipular los que ya tenemos? Sí, nuestra memoria nos engaña.

Muchos son los artificios utilizados para alterar una memoria. O crear uno. Existen varios estudios relacionados con el tema. Todos ellos demuestran que nuestra memoria pasada no es fiable y que puede ser manipulada con cierta facilidad.

Obtenga más información sobre la investigación que muestra cómo engaña nuestra memoria.

1 – Recuerdos y palabras

El objetivo de este estudio era comprender cómo se relacionan la memoria y las palabras. Un grupo de personas tuvo acceso a los registros de accidentes y poco después completó un formulario. En los cuestionarios se utilizaban las palabras «conmocionado», mientras que en otros se utilizaban «golpeado», «tocado» o «accidente». El resultado fue que la gente atribuyó la mayor velocidad a los casos en los que apareció la palabra «choque».

Esto demostró que nuestra memoria puede ser influenciada por palabras y preguntas sugerentes. Con esto se confirmó que es posible influir en la forma en que se percibe algo, según la manipulación que se hace de los hechos.

2 – Insectos de Disney

En 2002, se realizó un estudio con personas que ya habían visitado Disneylandia en el pasado. A los niños se les preguntó sobre algo simple: ¿Viste a Bugs en su visita? Antes de eso, todos vieron un video falso de Disney, en el que el personaje juega un papel central. Cuando se les preguntó, el 16% dijo que recordaba haber visto al conejo y no sólo eso, el 42% dijo que lo abrazaron y más de la mitad tomó la mano de Bugs.

Resulta que este personaje pertenece a Warner Bros. y no a Disney y nunca ha sido parte de ninguna atracción en el parque. ¿Pero entonces los niños mintieron? No, no es así. Resulta que los videos y los hechos documentados tienen mucho más efecto en nosotros que nuestras historias orales. ¿Los detalles citados? En cierto modo, sólo ocurrieron con otros personajes. Es como si estuviéramos siendo engañados por nuestro propio cerebro.

3 – Creación de recuerdos de la infancia

Este estudio se llevó a cabo en la década de 1990 con el objetivo de analizar la posibilidad de crear falsos recuerdos de la infancia. Para ello, un pariente presentó la historia de algún tiempo que se perdieron en el centro comercial, o cuando fueron hospitalizados de noche y cuando tuvieron problemas cuando se ahogaron. Alrededor de una cuarta parte de la gente creía en la memoria falsa e incluso la complementó con detalles. Sin embargo, algunas personas se mostraron resistentes y no creyeron la historia contada.

La investigación concluyó que los familiares, personas de nuestra confianza, tienen mayor poder de manipulación sobre nuestras memorias. También llegaron al resultado de que es más fácil plantar buenos recuerdos. Los recuerdos negativos fueron mal aceptados.

4 – Los escépticos que no creen en el misticismo, ¿pero lo serán?

El profesor George Mazzoni hizo un estudio con sus alumnos para probar la posibilidad de crear recuerdos negativos y fantasmales. Para ello, seleccionó a sus alumnos más escépticos. Primero, se les indujo a leer artículos falsos, que hablaban de niños que habían vivido experiencias sobrenaturales. Después de eso, rellenaron un formulario sobre sus miedos, lo que les indujo a pensar que habían pasado por experiencias demoníacas. Al final, alrededor de 1/4 de los estudiantes estuvieron de acuerdo en que podrían haber tenido una experiencia sobrenatural.

El resultado fue que cuanto más cerca está nuestra cultura, más fácil es hacernos creer en ella. Además, llegaron a la conclusión de que es posible crear recuerdos sobrenaturales, incluso en los más escépticos.

5 – Memoria y hora

Un estudio realizado por la especialista en memoria Elizabeth Loftus y su equipo, tenía como objetivo comprender la relación entre el tiempo y la memoria. Cuánto tiempo habrían durado los eventos pasados, pero no cualquier evento, sino situaciones catastróficas de hecho. El ataque terrorista en Moscú, que tuvo lugar en 1999, y el ataque a las torres gemelas, en 2001, fueron seleccionados. La pregunta era cuánto tiempo habría durado cada ataque y a qué distancia entre estos eventos.

Las respuestas fueron muy discrepantes, desde unos pocos minutos hasta días. Los datos temporales eran completamente inexactos. El resultado de la investigación fue que la evaluación del tiempo es subjetiva y que se complica aún más para aquellos que están personalmente involucrados. Además, cuando los eventos se agitan, esto hace que el tiempo se perciba aún más lentamente.

6 – Los recuerdos interfieren con nuestras preferencias

El objetivo de esta investigación era comprender si los recuerdos estaban vinculados a nuestros gustos y comportamientos. Un grupo de personas seleccionadas se sometieron a un examen que mostró que algunas de ellas sufrieron casos de envenenamiento por huevo o pepino cuando eran niños. En la segunda etapa de la investigación, estas personas fueron invitadas a fiestas donde estos alimentos formaban parte del menú. Los que fueron examinados por envenenamiento se negaron a comer la comida.

Esto mostró que nuestros recuerdos influyen en nuestro comportamiento y preferencias. Y si es posible cambiar su memoria, también puede cambiar su comportamiento, etc., como ocurrió con las personas en el estudio.

Leer más

Add Comment

Click here to post a comment