Cuál es el queso parmesano – Características

Hay muchos conceptos erróneos acerca de la palabra parmesano, pero no hay ninguna duda sobre el origen del queso parmesano. Parmesano se refiere al famoso queso hecho en la provincia italiana de Parma durante los últimos ocho siglos y más. Históricamente hablando, es un término más temprano de lo que ahora llamamos el queso Parmigiano Reggiano.

La historia del queso parmesano y su etimología son fascinantes, así que vamos a volver un par de siglos atrás.

El concepto de nombrar los alimentos después de su lugar de origen se remonta al Imperio Romano. Incluso después de la caída de Roma en el año 476 dC, la gente en la península italiana continuaron con esa práctica. Era una manera conveniente de describir la comida, pero también mostró el orgullo en su elaboración.

Fueron monjes en los alrededores de Parma los que comenzaron a hacer un queso duro distintivo durante la Edad Media. Por la época del Renacimiento, la gente de la nobleza estaban produciendo este buen queso. Era conocido como paramensis caseosa en América, y los locales se acortó a Pramsàn.

cuál es el queso parmesano

Cuál es el queso parmesano

Como hemos visto anteriormente, el queso parmesano es un queso italiano, procedente, en su origen, de la provincia de Parma. Es un queso duro que se utiliza sobre todo para rallar o gratinar.

La gran mayoría de quesos rallados que compramos para la pasta lleva parte del queso parmesano. Dependiendo de la calidad del mismo llevará más cantidad o menos.

Para identificar cuál es el queso parmesano simplemente basta con verlo, olerlo o saborearlo, ya que es un queso con un sabor particular difícil de imitar, además que cuenta con su Denominación de origen protegida, por lo que la producción del auténtico queso parmesano tiene que llevar la marca Parmigiano-Reggiano.

Características del queso parmesano

El queso parmesano tiene una forma cilíndrica de unos 35 a 45 centímetros de diametro y su peso suele ser desde 30 hasta unos 50 kilos. En su corteza suele llevar el sello identificativo.

Cuando se le realiza un corte se puede ver su color amarillo de textura granulosa. Siempre se deshace un poco al cortarlo, ya que es un queso duro.

Tiene un olor intenso inconfundible al igual que su sabor, que es duradero y prolongado.

Al cortarlo se pueden apreciar pequeños cristales blancos que indican que el queso a tenido un largo proceso de maduración, que viene a ser unos 2 años aproximadamente. Cuando las proteínas se descomponen en aminoácidos ocurre este fenómeno que le da un sabor y un aspecto inconfundible a este maravillo queso italiano.

Es ideal para acompañar a cualquier tipo de pasta o para degustarlo sólo con un buen vino tinto. Para la pasta es el rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *